Valles de Benavente

Valles de Benavente

 

 

62 municipios del noreste de Zamora integran la cuarta parte de los vinos de la provincia, en el territorio bañado por los ríos Esla, Tera, Órbigo y Eria. 380 hectáreas de viñedo y una masa de viticultores que alcanza los 180 para alimentar los lagares de seis bodegas: Otero, Verdes, Francisco González, Andrea Gutiérrez, El Tesoro y Castillo de Vidriales, que recogen la actividad vitivinícola de la asociación de viticultores y elaboradores. Entre las cualidades de esta comarca de vinos está la posibilidad de destacar, en el ámbito enológico, vinos cimentados en la mejor trilogía varietal tinta: las uvas prieto picudo, tempranillo y mencía, que representan perfectamente al Duero y al noroeste del mapa vitícola. Las castas garnacha y cabernet-sauvignon figuran como complementarias. Asimismo, la variedad verdejo y la malvasía son dos magníficas opciones de vinos para apostar por blancos de gran personalidad. El clima de la zona es continental, extremado y árido, con una pluviometría baja: inviernos muy fríos y veranos secos y calurosos. En los meses de invierno la pluviometría es mucho mayor, lo que contribuye a recuperar la capacidad de los acuíferos y del propio terreno. La comarca de Benavente y los Valles es de suelos pardo-calizos, que se caracterizan por una textura franco-arenosa, con niveles bajos de fertilidad, pero que, gracias a su capacidad de drenaje y aireación, resultan muy aptos para el cultivo de la vid.

Más Información en su Web Oficial