Queso

Queso

 

De toda Castilla y León, Zamora es la provincia quesera por antonomasia, poblada por una abundante cabaña de ovejas de las razas churra y castellana.

De la leche de esas dos ovejas se elaboran los quesos amparados por la Denominación de Origen Protegida Queso Zamorano, que regula el trabajo de una decena de compañías elaboradoras y de cerca de 90 ganaderías. Con ese marchamo de calidad salen todos los años al mercado casi medio millón de kilos de queso. El reconocimiento al conceder su propia denominación de origen desde 1993, ha supuesto un inmejorable pasaporte para conquistar el mercado nacional y estar presente en los mercados exteriores.

El producto de la DOP es un queso madurado y graso. Su sabor es muy característico, bien desarrollado e intenso. Mantecoso y persistente al paladar, no resulta excesivamente fuerte, y un poco picante.

La pasta es firme y compacta, con buena densidad y color marfil o amarillento. Su tiempo de maduración mínimo está fijado en cien días, aunque pase entre seis y ocho meses hasta alcanzar la sazón.