Patrimonio Gastronómico

GASTRONOMÍA

Zamora Con Mucho Gusto

La gastronomía viene definida siempre por la personalidad de cada territorio y se convierte en un elemento diferenciador y de identidad de cada comunidad. Zamora ha sido una tierra esencialmente ganadera y agrícola, por ello es pilar fundamental de la misma sus productos autóctonos, naturales y de primera calidad.

Algunos platos se han convertido en verdaderos referentes de la gastronomía zamorana, por su permanencia secular en el recetario popular y por su vinculación a su zona de origen. El arroz a la zamorana, el bacalao a la tranca y el pulpo o la trucha a la sanabresa conforman el grupo de referencia de más sólida consistencia de un afamado recetario, que se extiende a todo tipo de comarcas y zonas, y que incluso su toponimia ayuda a ‘apellidar’, cuando se trata de identificar otras recetas clásicas: habones de Sanabria, jabalí al tinto de Toro, pichones de Tierra de Campos, tarta del Císter o cañas a la zamorana. Recetas que hacen referencia a cultivos o ingredientes tradicionales y a ese pasado agrícola y ganadero que hoy desemboca en el compromiso de sus gentes por el mantenimiento y consumo de productos de la tierra de calidad.

No obstante, la cocina zamorana, al igual que el resto de la región, se hace eco del momento que vive la cocina española, que ha ocupado un indiscutible liderazgo en la vanguardia durante la última década. Esta corriente ha llevado a los profesionales de la cocina a un mundo nuevo en la técnica e interpretación de los platos; el concepto de innovación ha calado hondo en los profesionales zamoranos, que han sabido trasladar esas nuevas conductas a sus comandas y a sus restaurantes. No es extraño encontrar como nuestro queso zamorano, la trucha o el estofado de legumbres han sufrido una transformación en el plato. Numerosas publicaciones especializadas y guías de restaurantes han destacado y elogiado la cocina de numerosos restaurantes de Zamora y provincia.

Y a ello hay que sumar el fenómeno de la mini cocina que ha servido para poner en valor la tapa tradicional, tan arraigada en Zamora. Gracias a la implicación de los restauradores zamoranos se ha potenciado esta fórmula de cocina creando tapas tan exquisitas como artísticas dando lugar a la célebre iniciativa “De tapas por Zamora”, concurso de tapas en el que participan gran parte de los establecimientos elaborando una tapa concurso con un precio de venta de un euro.